Serie “La mente Escogida”

Este mes de marzo estamos hablando en CIA acerca de Escogido.

Hoy yo quisiera comenzar una serie acerca de la mente escogida. La idea
de este lema, “Escogido”, no es recordarle a usted que usted fue
escogido, porque creo que ya usted sabe esto, sino hablar acerca de la
postura y la mente de una persona que entiende que fue Escogida.

Cuando Dios nos escogió, lo que escogió fue el corazón del hombre. Pero
cuando la escritura habla de corazón, no está hablando del músculo que
empuja o crea las circulación en tu cuerpo. Cuando la escritura habla del
corazón, está hablando de tu mente.

Entonces, ¿Cuál es la postura y la mentalidad de una persona que
entiende que fue escogida por Dios?

La palabra escogido es una palabra muy determinante dentro de un
proceso. Porque dentro de ese escoge hay numerosos indicadores que
están directamente conectados a nuestro destino.

Estos indicadores están programados para activarse en diferentes
momentos de nuestro proceso.

Éstos indicadores pueden ser paciencia, determinación, Fe inevitable, paz
innegociable, sabiduría, iluminación, etc.

Es decir que hay indicadores o virtudes que todavía usted no ha
experimentado porque están pasivos dentro de usted, pero en el
momento preciso se van activar y te ayudaran a llegar a tu destino.

¿No se ha dado de cuenta usted que cuando más paciencia usted
necesita, Dios se la da? Cuando usted necesita una palabra de sabiduría,
Dios se la da. Cuando usted necesita una fe inevitable, aquella fe se
activa dentro de usted y es inspírante a otros! …… ¿No se ha dado de
cuenta que cuando más usted necesita de estas virtudes, Dios permite la
activación de ellas en tu vida?

La mente escogida no es una mente que va a negociar. No es una mente
que permite que las circunstancias de la vida la dirijan. Porque una mente
que entiende que fue escogida, también entiende que dentro de él o ella
está todo lo necesario para lograr lo que Dios le ha dado como visión,
mission y destino.

Diga, “Tengo una mente escogida”.

¿Como sé que yo he sido escogido? ……. Por el nivel de fruto que
produzco. Porque todo lo que Dios escoge, produce. Y su fruto es
permanente.

El apóstol Juan va decir …

“No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a
ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que
perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.”
Juan 15:16 NVI

Aquí Juan dice que la mayor comisión de uno que fue escogido es
producir. El nos escogió para que produzcamos.

Levante su mano derecha y declare conmigo.

  1. Yo fui escogido por Dios.
  2. Yo tengo una mente de escogido.
  3. Todo lo que yo hago va a producir.
  4. Mi fruto permanecerá. ……… Amén.

¿Cuál es el mayor peligro de una mente escogida? El mayor peligro es una
Fábula.

Una Fábula es una perspectiva humana para explicar algo espiritual.

Entonces por muchos años los predicadores y maestros enseñaron que
usted tiene que hacer algo para recibir algo. Que usted si no hace algo no
recibe nada. Que usted debe de vestir de una cierta forma para recibir una
cierta cosa. Y estos son fábulas. Porque cuando Dios te escogió, Dios
entiendo y depósito dentro de ti todo lo necesario para lograr su propósito
contigo.

Hay ciertas cosas que hacemos y hay otras ciertas cosas que no
hacemos, pero no para que algo se logre sino como respuesta a una
mente escogida.

En otras palabras, todo lo que yo hago y todo lo que no hago es producto
de una mente escogida. Es la respuesta de una mente que está escogida
por Dios y entiende que hay ciertas cosas que no me convienen y hay
ciertas cosas que no me edifican.

Y a veces no existen razones justificables por lo que hacemos y por lo que
no hacemos, Por qué en verdad es la respuesta de una mente escogida y
guiada por Dios. A veces después de yo tomar unas decisiones o hacer
alguna cosa yo mismo me pregunto, ¿porque hice eso? …. Y es porque
estoy siendo dirigido por una mente escogida.

Póngase sobre sus pies. Vamos a leer Éxodo 3:10-14

Oremos.

La mayoría de nosotros conocemos la historia de Moisés. Un hebreo que
Dios llama como libertador, que Dios escogió como voz de El frente al
faraón de aquellos días.

Pero inmediatamente lo que podemos ver de Moisés es que él no tiene
una mente de alguien escogido. Porque lo primero que hace es dudar de
lo que Dios quiere hacer con él.

Las mente escogida no duda.

La mente escogida no es siempre algo que está presente cuando Dios nos
llama. A veces esta mente escogida tiene que ser desarrollada durante
una jornada como sucedió con Moises. Y son los indicadores o las
virtudes, que ya mencioné, que nos van ayudar durante ese proceso.

Moisés inmediatamente comienza a crear excusas para evitar lograr su
misión. Éste es el espíritu de Jonás. Cuando Dios te escoge para una
misión y usted huye de aquello.

La mente escogida no huye. La mente escogida se mantiene a pesar de
las dificultades, a pesar de que no sé cómo hablar, a pesar de que no
tengo amor ni pasión por lo que me está Dios enviando hacer, como fue
en la circunstancia de Jonás, la mente escogida logra el propósito y la
comisión de Dios.

Lo que vemos en la vida de Moisés es que habían unas virtudes y unos
indicadores que Dios quería activar en su vida pero él no lo permitió.
Dios era capaz de sanar a Moisés de ser ta-ta-gago, pero como sus
excusas superaban su mente escogida, Dios no logró sanarlo sino que le
añadió una muleta.

La mente escogida no crea limitaciones.

Cuando nosotros somos accesible a lo que Dios quiere hacer con
nosotros, Dios nos sana! Dios nos da provisión! Dios trae las finanzas!
Dios trae la gente! Dios aliña todo en nuestra vida para lograr nuestro
propósito en El.

Dios entendía que Moisés no tenía una mente de escogido. Por eso él le
dice en el versículo 12 que la señal que fue Dios el que lo escogió y lo
envió, son los resultados de la gente salir de Egipto. Y cuando Moisés lograra sacar al pueblo de Israel de Egipto, él iba entender que el que lo había escogido fue Dios.

Debemos de formar una mente escogida.

¿Cómo lo logramos? Moises diría …

  1. Creyéndole a Dios aún cuando nosotros no creemos en nosotros mismos. Moises no se vio lo suficiente para hacer libertador.
  2. Ignorando de donde vinimos o como llegamos y solamente activando lo que nos va a mover hacia delante. La crisis mayor de Moisés fue ser hebreo pero criado como egipcio.
  3. Evitando las excusas y entender que Dios es capaz de sanar y alinear todo lo necesario para lograr nuestro destino. Moisés nunca visito la idea de que Dios lo podía sanar.
  4. Entender que todo lo que yo haga con una mente escogida va a producir un fruto perdurable. Moisés no entendió la frase de Dios, “Yo soy el que soy”. Es una frase dicha en el continuo presente. Es decir que no hay sombra de mudanza en Dios (Santiago 1:17), que Dios vive dentro de una dimensión de eternidad. Perdurable.

Leave a Reply

Close Menu